martes, 25 de abril de 2017

Saltaré sobre el fuego de Wislawa Szymborska

Como ya avisé, el domingo no pude actualizar el blog, y como prometí, hoy martes lo hago. Y voy a escribir sobre poesía… En menudo lío me meto, pues no soy para nada una entendida, así que todo lo que voy a decir se basa en mis percepciones y en mis emociones. Mientras leía Los chicos del calendario y mi actual lectura (Legado en los huesos) he ido intercalando otro libro, Saltaré sobre el fuego de Wislawa Szynborska (si tuviera que pronunciarlo, no podría).

Título: Saltaré sobre el fuego
Portada del libro
Autor: Wislawa Szymborska
Ilustraciones: Kike de la Rubia
Editorial: Nórdica Libros
Año: 2015 (reimpresión 2016)
Páginas: 142
Género: poesía 

Sinopsis:
Este libro recoge una pequeña selección de la obra poética de Wislawa Szymborska, la poeta más sobresaliente de su generación y una de las más importantes de la Literatura Universal. En estos versos maravillosos nos encontraremos con una actitud ante la vida y ante la realidad no tanto vigilante como despierta, curiosa; alegre y positiva, incluso al enfrentarse a las zonas de sombra.

Mi Opinión:
Este texto fue un regalo de Navidad que le llegó a mi pareja, pero a él no le gusta mucho leer, y menos poesía, así que, al final, lo he leído yo. Se trata de una recopilación de poemas de esta autora polaca de la que yo jamás había oído hablar, pero que sin duda es importante, puesto que en 1996 recibió el Premio Nobel de Literatura por el conjunto de su obra.
Me enfrenté a él, como ya he dicho, alternándolo con otros libros, pues como ya sabréis si os habéis pasado por mi reseña sobre las Rimas de Bécquer, a mí, leerme un libro entero de poesía me produce un empacho. Mejor poco a poco. Cada noche me leía dos o tres poemas, los asimilaba, y de este modo, he disfrutado mucho más de la lectura.
No voy a mentir, algunos de ellos me han dejado totalmente indiferente, ya que no logré captar su profundidad, pero en su mayoría me han gustado. Se tratan temas cotidianos, cercanos, y otros más abstractos (la debilidad humana), desde un punto de vista original. Por ejemplo, en más de un poema, da vida a lo inanimado, a los sentimientos y a las cosas; y en otras ocasiones trata temas profundos (azar, muerte), pero sin especificar de lo que habla, el lector lo intuye.
He de señalar que no estoy muy de acuerdo con la sinopsis que se nos ofrece del libro en la contraportada, a mí me parece más bien una visión pesimista de la vida. Bueno, igual más que pesimista, tal vez desengañada.
Algunos de los poemas me han llamado más la atención. Nacido habla de la madre de su pareja de una manera especial y diferente, habla de la creación de él en ella, como él es algo que formó parte de su madre, algo en lo que nunca nos pararíamos a pensar. Y es que la madre lo hizo y estuvo con él antes que todos los demás:
“Ella misma lo atrapó
en una piel que conozco,
lo ató a unos huesos
escondidos ante mí”
También me impresionó El ocaso del siglo, pues habla del progreso, de la forma en la que hemos avanzado. Y en ningún aspecto es lo que debería haber sido, al revés, hemos ido hacia atrás. Relacionado de algún modo con el tema, está El odio, que deja claro que esta emoción siempre ha pervivido a lo largo de los siglos. Y por desgracia, tiene razón, a lo largo de los años y en los distintos lugares, el odio ha existido, existe, y existirá.
En Para escribir un currículum pone de relieve como cuando escribimos uno, realmente ponemos sobre el papel aquellos datos de nosotros que no son significativos, que no dicen para nada lo que somos de verdad, nuestra esencia. Y al final, el currículum acaba triturado (pesimista, como he dicho antes).
Como a mí me encantan los animales Un gato en un piso vacío me gustó y me dio pena, pues cuenta cómo el gato se siente perdido porque su amo se ha ido, él nota que algo ha cambiado, pero mantiene la esperanza de que regrese con él.
Por último, uno que no me ha gustado: Prospecto. Aquí critica a la gente que usa tranquilizantes. A nadie le gusta tomar medicación, aunque a veces, es necesaria, por mucho que nos duela. No hay nadie que sufra más que el que tiene que tomarlos, así que me parece una crítica vana, injusta. Bastante incomprensión hay con ciertas enfermedades, como la ansiedad y la depresión, como para sancionar que algunos tengan que poner medios químicos. A veces es preciso ese primer paso para tener fuerzas para poder cambiar de actitud.
Dejando de lado estas filosofadas mías, en cuanto a las ilustraciones, son bonitas en general, pero en ocasiones me ha parecido que no tenían nada que ver con los poemas, y yo creo que para que el libro quedara redondo, tendrían que ir unidas.
Lo que más me ha gustado es la forma de expresarse que tiene la autora. Es una poesía sencilla, pero a la vez profunda. En general se entiende muy bien (hay excepciones). La edición, por otro lado, es muy bonita, muy limpias las hojas, para nada sobrecargadas, lo que facilita la lectura.
Lo que menos, pues las pocas que no he comprendido. Y lo que he dicho de las ilustraciones, que a veces no se corresponden con las palabras.
Antes de los poemas hay una introducción que habla del espíritu de lo que se recoge en el libro y de la autora. Al final, están las composiciones en su idioma original, como comprenderéis, esa parte no me la he leído.
Recomiendo el libro para aquellos que les guste la poesía. También para los que, como a mí, no es nuestro género favorito, pero disfrutamos de él en pequeñas dosis. Si os decidís a leerlo ya me contaréis. Y si conocéis algún texto de este estilo que creéis que me puede gustar, recomendádmelo sin duda, que yo en poesía ando muy perdida y quiero ponerme al día.

Citas:
“Varias mujeres me sustituyeron/ rápidamente/ en aquellas prisas”
“Que la gente que no conoce un amor feliz/ afirma que no existe un amor feliz en ningún sitio/ con esa creencia les será más llevadero vivir, y también morir”.
“No hay nada más bestial/ que una conciencia limpia”.
“Como vivir, me preguntó en una carta alguien/ a quien yo tenía la intención de preguntarle/ lo mismo”.
“La esperanza/ ya no es, por desgracia, esa muchacha joven”.

“Te he sobrevivido suficiente/ y solo lo suficiente/ como para recordar desde lejos”.

domingo, 16 de abril de 2017

Los chicos del calendario de Candela Ríos

Tras las lecturas obligatorias de la UNED me apetecía un libro totalmente diferente. Por este motivo me decidí por Los chicos del calendario de Candela Ríos, una novela romántica-erótica, ambientada en la actualidad. Así que lo compré en formato digital (estaba deseando estrenar el Tagus iris que me regalaron para mi cumple) y me dispuse a leerlo.

Título: Los chicos del calendario 1: enero
Los chicos del calendario
Autor: Candela Ríos
Editorial: Titania
Año: 2016
Páginas: 288 (en digital 214)
Género: Romance, erótica

Sinopsis:
¿Estás preparada para vivir el año más excitante de tu vida?
12 meses, 12 chicos, ¿cuántas veces serás capaz de enamorarte?
A Candela Ríos nunca le sucede nada de película. Ella es una chica normal con una vida corriente. O al menos eso cree, hasta que su novio la deja por Instagram con una foto de unas maletas y varios hasthags de muy mal gusto. Ahora la vida de Candela ha cambiado. Candela ha cambiado. Ha descubierto que está harta de pensar que ella es el problema y ha decidido convertirse en la solución.
El problema son los hombres. Y Candela tiene una teoría que puede demostrarlo.
Pero Abril, su mejor amiga, la ha grabado mientras explicaba esta teoría, ha compartido el vídeo en redes y se ha vuelto viral. Ahora todo el mundo lo ha visto, en el trabajo, en su familia, en su ciudad, en su país... Y el país entero ha decidido poner a prueba la teoría de Candela. Bueno, el país y Salvador, el dueño de la revista donde trabaja Candela.
Candela ya no es una redactora del montón, ahora está al frente de “Los chicos del calendario” y tiene todo un año para encontrar un hombre de verdad. Uno que le demuestre que está equivocada.
Doce meses para conocer doce ciudades distintas y doce vidas distintas.
Candela tiene 365 días para descubrir quién es de verdad y convertirse en protagonista absoluta de su vida.
¿La acompañas?
El chico de enero, Salvador, está decidido a enseñarle que para conseguir lo que quiere antes tiene que reconocer lo que de verdad desea.

Mi opinión:
La sensación que me ha quedado después de acabarme la novela es de vacío. Me explico, me parece que la autora no cuenta nada, absolutamente nada, aparte de los encuentros sexuales entre los dos protagonistas. El resto parece estar de adorno, de relleno. A ver, es una novela erótica, vale, pero como en el cine, estas escenas tienen que tener un sentido en la trama, no puede ser una concatenación de relaciones íntimas sin sentido. Es importante que exista un argumento firme, y que éste lleve a todo lo demás.
Los personajes que aparecen apenas están dibujados, excepto la protagonista, de la que sabemos que no ha tenido suerte en el amor, que es insegura (a ver, como todo el mundo, no os penséis que mucho más), y que ha decidido superarse y demostrar que no existe ningún hombre que merezca la pena en España. Tampoco se dan muchos datos más de ella. Una persona es lo que es por muchos factores, no sólo porque la hayan decepcionado en el amor, hay otras facetas en la vida, y estas casi no se tratan. Se dice que tiene la ilusión de escribir una novela, y en un momento llega apuntar una idea, aunque no se desarrolla más. Tampoco se habla mucho de su trabajo como periodista.
El coprotagonista, Salvador, es simplemente la excusa para que aparezcan las escenas eróticas. Sólo sabemos que es muy misterioso. Pero ¿por qué? No sé, me falta que se diga algo más. Un poquito de profundidad, al menos una pista de lo que oculta, pues sólo sabemos que se lleva mal con su padre y que cuando le da una “neura” se va a escalar sin protección ni nada o directamente se va del país.
El resto aparecen de pasada: Abril, Pablo (que en determinados momentos sí que da la impresión que va a tener más relevancia), la hermana de ella, sus sobrinas, su jefa, un tal Sergio que trabaja con Salvador, el informático, Rubén (el exnovio que desaparece de repente y que se podría haber aprovechado un poquito más), etc. Una serie de personajes que se nombran pero no aportan nada. Hay capítulos en los que se plantea que ha quedado con Abril o con Pablo pero no sucede ningún acontecimiento que haga avanzar la trama, conversaciones que no tienen ningún tipo de trascendencia… A mi parecer, sobran. Todo en una historia tiene que estar por un motivo y aquí me quedan muchos cabos sueltos.
Dejando de lado los personajes, otra cosa que me ha decepcionado es el famoso vídeo. Lo he visto (está colgado en youtube) y, obviamente, lo he leído y, sinceramente, no me parece nada del otro mundo. Son las típicas cosas que todas decimos cuando un chico nos deja y nos cabreamos. Yo no puedo contar con los dedos de una mano las veces que he dicho que los hombres no merecen la pena (y ahora me he tragado mis palabras una por una). Por esto, no comprendo qué tiene de especial para hacerse viral. Vale, es la excusa que desencadena la trama, pero podría haber estado más currada.
También me ha parecido muy típico que él enseguida se quede “prendado” de ella. La mira de un modo especial, desde el primer momento se nota que quiere “contacto” con Candela y cuando lo consigue no parece decirle que ella es “demasiado”. Oye, ha sido ver ese dichoso vídeo y ya se ha encaprichado con la chica (que trabaja en su revista, algo vista la tendría que tener) y no puede aguantarse las ganas que tiene de acostarse con ella. Además, ese chantajillo que le hace Candela en plan: “acepto llevar el proyecto de los chicos del calendario si tú eres el chico de enero” y que él diga que sí al instante, es, cuanto menos, irreal.
Acontece todo con mucha rapidez, muy acelerado. Tal vez la autora hubiera necesitado unas hojas más para ahondar en la personalidad de los personajes, plantear las cosas de una manera más verosímil, aprovechar un poco más una idea, que a mí me parece muy original. Eso de que Candela tenga que pasar cada mes con un chico distinto para evaluarlos y saber si merecen la pena, me parece novedoso.
Lo que más me ha gustado es, precisamente, la originalidad de la idea, por eso me decidí a leerlo. Y que haya traspasado el libro para colarse en la realidad, existen los vídeos de Candela, visitadlos (pero después de leerlo, para no destrozaros el final).
Lo que menos pues todo lo que he dicho, la poca profundidad en todos los aspectos del libro. Y que tiene alguna errata.
Había momentos en que me recordaba a No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, por el estilo irónico y porque sigue el desordenado pensamiento de una protagonista insegura. Pero No culpes al karma me pareció más trabajado, aunque también tuviera sus fallitos cumplía lo de hacerte pasar un buen rato. Éste te entretiene, sí, pero te deja, como he dicho, vacía, falta de algo más. De hecho, ésta es la primera novela que no recomiendo con entusiasmo en el blog.
Hay más libros (creo que por el momento hay publicados dos más, pero me parece que son cinco), tal vez en los demás la escritora se ponga las pilas y explote un poco más a sus personajes y la trama. O quizá siga con la misma tónica. Yo, por lo pronto, voy a descansar un poquito de Los chicos del calendario y si eso vuelvo a ellos más adelante para darles una segunda oportunidad. Podéis darme vuestra opinión, si habéis leído alguno más, ¿merece la pena o lo dejo aquí? 
¡Ah! Casi se me olvida, el domingo que viene (23 de abril) no habrá reseña, probablemente la escriba el martes, avisaré por twitter (@Marina_phoenix) asegurando cuándo la publico, así que, ¡disfrutad del día del libro!

Citas:
“Esto es lo que ha hecho con todos sus besos, demostrarme que una persona puede reclamar la parte de otra, pero no de un modo cruel o egoísta ni para satisfacer una inseguridad sino para dorar esos centímetros de piel y hacerles sentir lo más maravilloso que han sentido nunca”.

“Resulta que puede echarse de menos lo que nunca has vivido y que esa ausencia es más dolorosa que un recuerdo cualquiera”.

domingo, 9 de abril de 2017

La cara más real de La Bella y la Bestia

Como ya adelanté por twitter, esta semana hablaré de la película de moda: La Bella y la Bestia. La fui a ver el sábado pasado (ayer no, el anterior) con mi madre, y fue como volver a mi más tierna infancia, hacía siglos que no íbamos al cine juntas y, además, a ver un clásico de Disney que seguramente habríamos visto juntas cuando yo era pequeña.

La Bella y la Bestia

Lo cierto es que esta nueva versión con sus personajes de carne y hueso (incluyo al candelabro, reloj, etc., porque detrás de ellos había actores, y muy buenos, por cierto), es prácticamente calcada a la de dibujos animados, y eso te hace disfrutar el doble de la cinta. Incluso las canciones 
(como con Lalaland, advierto de que es un musical, haters de este género, abstenerse) son las mismas, excepto alguna que es inédita. Yo la vi doblada, y esto hizo que se me descuadrara un poco el movimiento de la boca con el sonido, no es lo mismo doblar un dibujo animado que a alguien de verdad, y eso, en las canciones, se nota. Pero esto es culpa mía por no verla en versión original.
Por otro lado, es más realista que la anterior, quiero decir, aquellos cabos sueltos que Disney había dejado así con la esperanza de que su público, los niños en general, no se hiciesen preguntas, aquí se intentan responder. Por ejemplo, la Bestia es un príncipe, ¿no? ¿Por qué cuando el hechizo cae sobre él y sobre los habitantes del castillo son olvidados? Veamos, si a nosotros nos convirtieran a la princesa Leonor en un bicho peludo con cuernos, ¿pasaríamos del tema? Pues no. Y aquí explican que la magia conllevaba también el olvido por parte de los demás. Bien resuelto, gracias.
Otros aspectos que ayudan a que la historia tenga verosimilitud es que se cuente la historia de la madre de Bella y los padres de Bestia. En la de animación, la madre de Bella ni se menciona, que yo recuerde, y lo mismo con los progenitores de Bestia. Y en este caso, el carácter del padre de él nos ayuda a comprender por qué Bestia es tan superficial y díscolo, algo fundamental para que Bella intente entenderle y decida quedarse con él. Y así solucionamos un poco lo del síndrome de Estocolmo que tanto se critica en esta historia.
Por otro lado, Bella aquí es mucho más fuerte, más decidida. Realmente es una mujer adelantada a su tiempo que incluso inventa una “lavadora” y es vejada por sus vecinos porque es rara e inteligente. Por Dios, si sabe leer, eso es un sacrilegio en esa aldea de palurdos. Tengo que decir que Emma Watson lo hace muy bien. Yo desconfiaba un poco, porque para mí ella siempre será Hermione, sin embargo, se ganó mi aplauso, ha hecho de Bella una mujer de armas tomar.
Otro personaje que me gustó mucho es Lefou, está mucho más desarrollado que en el filme antiguo, y evoluciona de una manera muy bonita. Y sí, se intuye que es homosexual, y por esto ha sido censurada en algunos países. Me ahorraré mi opinión al respecto, pero creo que ya va siendo hora de que el mundo avance un poquito, ¿o es que somos igual de ignorantes que los habitantes de la aldea de Bella?
Gastón sigue siendo odioso, y esta vez es incluso más cruel. Lo que le hace al padre de Bella no tiene nombre, lo del manicomio de la de dibujos animados es una tontería al lado de lo que sucede en ésta…
Mención aparte merece el excelente trabajo de animación con los objetos del castillo. Precioso, increíble, pura magia. Me encantó. La escena de la canción de la cena la disfruté muchísimo. Y luego, como he dicho, los grandes actores que están ocultos: Ian McKellen, Ewan McGregor, Emma Thomson, etc.
Tienen especial protagonismo los libros, y esto me pareció acertadísimo. Bella y Bestia se unen gracias a ellos. Y por supuesto, da gusto ver esa biblioteca que tiene Bestia en el castillo. ¡Ah! Y hablando del castillo, me encantó cómo estaba hecho, con esas escaleras imposibles, tan oscuro, lúgubre, misterioso… Daba miedito.

Un libro muy especial...

Lo que más me ha gustado es... prácticamente todo. Lo bien conseguidas que están las animaciones, la manera en que han sabido dar vida a una historia tan conocida por todos, lo emotiva que resulta (como siempre lloré, sí, qué le vamos a hacer, no digo el momento cumbre por no hacer spoiler), lo bien que lo hacen los actores…
Lo que menos… por ponerle un pero, diré que la historia de la hechicera de principio, en la animada está contada con las vidrieras, y eso me parece muy original, el efecto es de que realmente te están relatando un cuento o algo que sucedió en un tiempo muy lejano. Aquí no usan este recurso, y queda más normal, pierde esa belleza, ese encanto.
Para acabar, dejaré claro lo que me ha parecido fundamental de esta cinta, lo que me he llevado para mí. Considero que esta película es como una representación de la victoria de la cultura frente la ignorancia, un triunfo de la apertura, de la tolerancia, frente al rechazo y la cerrazón. Y es importante que sepamos leer esto entre líneas. Una lección que no les vendría mal a algunos presidentes de gobierno.

Id a verla, no sólo por nostalgia, que también, simplemente porque este filme merece la pena por sí mismo, sin compararlo con el anterior. Y otra cosa, si no tenéis prisa, quedaros a ver los títulos de crédito. Maravillosos.

domingo, 2 de abril de 2017

Doña Perfecta de Benito Pérez Galdós

Hoy toca reseñar la segunda y última de las lecturas obligatorias de la UNED: Doña Perfecta de Benito Pérez Galdós. Acabé el libro el jueves, y el viernes lo devolví a la biblioteca, por lo que ya no lo tengo (oooooh…). La verdad es que me ha sorprendido, y me ha dejado muy buen sabor de boca, aunque no por el final, que es bastante amargo.

Título: Doña Perfecta (edición de Rodolfo Cardona)
Portada de Doña Perfecta
Autor: Benito Pérez Galdós
Editorial: Cátedra
Año: 1984
Páginas: 295
Género: Realismo, novela

Sinopsis:
Doña Perfecta (1876) fue la primera de las novelas sociales de Galdós, en la que trata de abordar los problemas de la España de su tiempo. Con este fin, sitúa la acción en una ciudad imaginaria (pero no irreal); su Orbajosa, como la Vetusta de Clarín, se ha incorporado por derecho propio a la geografía literaria de nuestro país. El problema central es el de la intolerancia, articulado dramáticamente por la confrontación entre una visión provinciana, tradicionalista y primitiva, y otra europeizada, liberal, centrada en la metrópoli. Doña Perfecta es una obra de lucha: Galdós concibió su quehacer literario como intervención en la realidad. Plenamente vigente en lo literario, su llamada a la tolerancia sigue siendo —desgraciadamente— de actualidad.

Mi opinión:
Nunca había leído nada de Galdós, así que cuando supe que una de sus obras era lectura obligatoria me sentí muy motivada, porque me apetecía mucho. Sin embargo, yo me esperaba Fortunata y Jacinta, su obra cumbre, de manera que me sorprendió esta elección de mi profesor (en la distancia) de la asignatura. Me informé un poco y me enteré de que esta obra pertenece a la primera etapa de la literatura de Galdós, la publicó por entregas en la Revista España (lo que se nota cuando la vas leyendo) y es una crítica a la intolerancia y a la oposición al progreso.
El principal problema que le encontré al texto es que en la introducción te destripan el final. Sí, me quedé con una cara de “¿por qué me hacéis esto?”. A ver, que lo hacen en todas las introducciones, sí, pero claro, yo ya sabía cómo acababan otras obras que he tenido que leer como La Celestina o La vida es sueño. Pero es que, de Doña Perfecta, no sabía nada, y van y me destrozan toda la intriga… Pues me fastidió un poco.
Luego, otro asunto que hay que tener en cuenta, es que es realismo, así que el autor describe, y mucho, y a veces hay capítulos que son algo largos y que aportan relativamente poco a la trama. No obstante, no llega a hacerse pesado, yo me lo he leído sin ninguna dificultad.
Así pues se nos presentan las dos posturas que se enfrentan desde el principio en el libro, la de Pepe Rey, un joven ingeniero de la ciudad, liberal y partidario del progreso, que va a Orbajosa a casa de su tía (doña Perfecta) para casarse con su prima, con los habitantes de esta ficticia población, tradicionales, cerrados y muy poco tolerantes.
En los primeros capítulos Pepe Rey no te llega a caer bien, se queja por todo, no tiene ninguna empatía, critica todo cuanto ve y delante de aquellos a quienes puede ofender con sus observaciones. Vamos, que le falta un poco de mano izquierda y es bastante hater. La aparición del canónigo don Inocencio marca el primer punto de inflexión, no hace más que provocar a Rey para hacerle quedar de arrogante, hereje y poco respetuoso, pero todo fingiendo una falsa modestia y bondad que para nada posee. Mientras tanto, Perfecta intenta quedarse en el punto medio, no rechazando a su sobrino y procurando darle leves toques de atención para que corrija su “desconsiderado” comportamiento. Esto, junto con ciertos problemas con las tierras que corresponden a Pepe Rey, hace que todo el pueblo se ponga en su contra.
Enseguida te das cuenta de que Pepe Rey no merece tanta antipatía, que puede que no tenga mucho filtro a la hora de hablar, pero es que todo, absolutamente todo lo que sale de su boca, es malinterpretado por los de Orbajosa. Y te da pena. Y este es el momento en el que te metes en el libro, cuando te engancha.
Con todo el pueblo oponiéndose a su presencia, cualquiera en el lugar de Rey se hubiera ido dejándolos ahí con sus prejuicios y tonterías. Mas aquí entra el factor que lo cambia todo: el amor. Pepe Rey y su prima, Rosarito, se enamoran. A Rosarito la tienen encerrada por una extraña dolencia y Pepe Rey sospecha que es contra su voluntad, así que no se puede marchar sin más, dejando a su amada sola ante tanta mala gente. He de decir que el amor entre Pepe Rey y Rosarito es bastante irreal, caen prendados el uno del otro nada más verse. Incluso Rosarito llega a admitir que por lo que el padre de Pepe contaba de él en las cartas, ya estaba medio enamorada. Un amor de oídas, bastante inverosímil, sin embargo, es necesario para que la trama avance, Pepe Rey necesita un motivo para quedarse en la hostil Orbajosa.
Pepe Rey va atando cabos y poco a poco se da cuenta de que el origen de toda esta conspiración contra él está más cerca de lo que parece… Y no quiero decir nada más para no hacer como me hicieron a mí con la introducción y fastidiaros más de la cuenta la trama. Aunque sí diré que la conversación en la que se desenmascara todo es tensa y magistral.
Hay que reseñar que el conflicto se extrapola a la política con la entrada del ejército en Orbajosa. Ya no es sólo un problema entre Pepe Rey y el pueblo, son dos formas de ver a España las que se enfrentan.
Galdós no se posiciona claramente, pero se intuye perfectamente su pensamiento con sus descripciones y su manera de contar los hechos. Y, por supuesto, no justifica las malas acciones que realiza Pepe Rey (que las hace), es un narrador que trata de ser imparcial, pero el lector sabe juzgar con la materia que el autor nos proporciona lo que en Orbajosa sucede.
Otro aspecto a destacar es lo bien que están caracterizados los personajes con su forma de hablar, los más cultos tienen un lenguaje esmerado y amplio, los que prácticamente son analfabetos son más limitados y usan expresiones más populares.
Percibí además una posición contraria al típico Beatus ille que tanto de moda había estado en obras de tiempos anteriores. La vida alejada de la ciudad ya no es tan idílica, al revés, puede convertirse en una auténtica pesadilla.
En cuanto a los personajes, mi forma de ver a Pepe Rey evolucionó de tenerle un poco de manía a cogerle cariño. Doña Perfecta sufrió el camino inverso al de Pepe Rey, de cierta simpatía al odio. Por otro lado, Rosarito, al principio parece una muñeca a la que todos manejan, sin embargo, sorprende al tomar decisiones contrarias a las de su madre, desobedecerla e incluso desafiarla. Y, el canónigo don Inocencio… a ese hombre lo aborrecí desde la primera página en la que aparece hasta la última. Es curioso lo bien que están puestos los nombres, jugando con la ironía, pues cada uno es lo opuesto de lo que su nombre indica.
El final es bastante trágico, pero encierra algo de justicia "divina", pues todos aquellos que obraron mal quedan castigados de alguna manera. Lo malo es que también los buenos acaban mal parados.
Lo que más me ha gustado es la capacidad de engancharte poco a poco a la historia, y la crítica social y política que se hace a través de una situación familiar.
Lo que menos, el principio, los capítulos que pasan hasta que te metes en la historia. Además, las conversaciones entre Pepe Rey y don Inocencio se hacen repetitivas. ¡Ah! Y que te destrocen el final antes de empezar (esto ya lo he dicho, ¿no?)…
Lo cierto es que me he quedado con más ganas de Galdós, así que no descarto leerme más adelante La de Bringas y Fortunata y Jacinta (aunque esta última es muy larga, así que se va a la lista de libros para leer a largo plazo).
Sin duda os recomiendo Doña Perfecta, os gustará, aunque no esperéis una trama muy complicada ni espectacular, pero precisamente en esta sencillez está la belleza, en la facilidad con la que Galdós es capaz de dar una visión y una crítica de la sociedad del momento en el que él vivió.

Citas:
“No sabemos cómo hubiera sido doña Perfecta amando. Aborreciendo, tenía la inflamada vehemencia de un ángel tutelar de la discordia entre los hombres”.

“Esto se acabó. Es cuanto por ahora podemos decir de las personas que parecen buenas y no lo son”.

domingo, 26 de marzo de 2017

Booktag "del once"

¡Hola! Hoy toca contestar, con un poco de retraso, al booktag al que me nominaron desde el blog Something to dream. Este booktag (que yo he bautizado "del once") tiene como finalidad darnos a conocer de una manera un poco más personal y además, está destinado a blogs nuevos, de menos de doscientos seguidores. Así que ¡manos a la obra!
¿En qué consiste esto? Estas son las reglas a seguir:
  • Contar 11 cosas sobre ti.
  • Responder a las preguntas de quién te ha nominado.
  • Redactar 11 preguntas para los siguientes nominados.
  • Nominar 11 blogs que tengan alrededor de 200 seguidores y notificarlo con un comentario.
Allá van las once cosas sobre mí:
  1. Estudié Periodismo y Comunicación Audiovisual porque me gustaba escribir. Sin embargo, a mitad de carrera me di cuenta de que, probablemente, la vida del periodista no era la que más pegaba con mi forma de ser, demasiado estrés y demasiada inestabilidad para mis nervios.
  2. Así que decidí reenfocar mi carrera. Hoy en día estudio oposiciones para ser profesora de secundaria y a la vez me estoy sacando a distancia un Grado.
  3. Escribo cada día, es la afición que más feliz me hace.
  4. Pasé unos cuatro años sin leerme ni un libro. Era incapaz de terminar ninguno. ¡Menos mal que he superado esa mala racha! Ahora mismo leo bastante, pero por falta de tiempo no tanto como me gustaría y bastante menos que otros blogueros y booktubers. No obstante, creo que cada uno tiene que leer lo que quiera, cuando quiera y como quiera, esto no es una competición para ver quién lee más, se trata de disfrutar de la lectura.
  5. El cine es otra de mis aficiones. Podría decir que me gustan las películas muy profundas y tal (que también me gustan), pero he de confesar que soy absolutamente fan de los blockbuster. ¡Qué le vamos a hacer!
  6. Adoro a los animales. Tengo una perrita adoptada (no compres, adopta), y un gatito traído de un pueblo, su mami lo abandonó. Los quiero con locura.
  7. Soy muy nerviosa. Y esto es un problema porque me cuesta concentrarme para hacer cualquier cosa. Tal vez por ese motivo, soy incapaz de estar sin hacer nada, lo veo como una pérdida de tiempo.
  8. Pecaba de tener poca paciencia, pero tras tres años trabajando de cara al público lo he solventado.
  9. Soy solitaria. No quiero decir que no me guste estar con gente, pero es que también me gusta estar sola, dedicar tiempo a pensar, leer, escribir…
  10. Mi máxima en la vida está sacada de El Rey León: Hakuna Matata, vive y deja vivir.
  11. Me gusta viajar, conocer sitios nuevos, hacerles fotos para recordarlos, vivir experiencias diferentes. Aunque adoro mi ciudad y hace tiempo que decidí que me quedaría a vivir aquí si me era posible. Aquí tengo lo que realmente importa.



Ahora contestaré a las preguntas que me hicieron:
¿Cuál es tu libro favorito?
No tengo un libro favorito, pero sí hay uno que me marcó en mi adolescencia porque me sentí muy identificada con la protagonista. Se trata de Rabia de Jordi Sierra i Fabra.
¿Cuál es el libro que más te ha defraudado? ¿Por qué?
Vale, opinión impopular. El último de Harry Potter, Harry Potter y las reliquias de la Muerte. Igual es que ya era muy mayor, pero odié el final… Y ese epílogo… ¿en serio?
¿Cuál fue tu última lectura? 
Rimas y Leyendas de Bécquer. Ahora estoy con Doña Perfecta, de Galdós. Próximamente lo reseñaré.
¿A qué serie/es estás enganchada?
Actualmente estoy viendo dos: Narcos y Érase una vez. Pero enganchada de desear que salga ya temporada nueva… ¡Game of Thrones! Y ya de paso el libro, George, que ya va siendo hora.
¿Cuál es tu autor favorito?
No tengo. De verdad, no tengo.
¿Con qué personaje literario te has sentido más identificado?
En cada libro logro identificarme con alguno, o por lo menos conectar, de otra manera, el libro deja de tener sentido para mí. Como he dicho, la protagonista de Rabia me hizo sentir muy identificada con ella cuando era adolescente. Hoy en día, si lo volviera a leer, probablemente no sintiera eso.
¿Por qué decidiste hacer un blog?
Porque me gusta escribir y compartir lo que escribo. Es lo que me queda del periodismo, supongo.
¿Cuál es tu serie favorita, y por qué?
Supernatural. Winchester brothers forever.

Winchester 'bros'

¿Qué libro te ha dejado más anonadada con el final?
Creo que todos los de Canción de hielo y fuego tienen la virtud de dejarme anonadada. Por ejemplo con esa Boda Roja, o con otras tantas muertes inesperadas.
¿Si tuvieras la oportunidad de cenar con un personaje literario con cual sería y por qué?
Tal vez cenaría con Robb Stark. Me gustaba mucho el personaje.
¿Si tuvieras la oportunidad de revivir a un personaje que haya muerto, cuál de ellos sería y por qué?
Creo que para cenar con Robb tendría que revivirlo, ¿verdad?

Animo a quien quiera (tenga menos o más de doscientos seguidores) a que conteste a las siguientes preguntas y me lo comunique si lo hace, estaré encantada de vuestras respuestas:
1.       ¿Qué género literario es el que más te gusta?
2.       ¿En qué lugar imaginario de un libro te gustaría vivir o visitar?
3.       Si tuvieras que elegir una historia para ser su protagonista, ¿cuál sería?
4.       ¿Qué es lo que más te gusta de tener un blog?
5.       ¿Eres anti o pro Disney? ¿Por qué?
6.       ¿Cuál es tu película favorita?
7.       Si quisieras escribir un fanfic, ¿de quién lo harías?
8.       Si fueran a quemar todos los libros del mundo y solo pudieras salvar a tres, ¿cuáles serían?
9.       ¿Qué personaje literario es el que más odias?
10.   Y en las series, ¿a cuál odias?
11.   Nombra una adaptación cinematográfica o televisiva que te parezca buena y otra mala.

Y mis nominados (sin importar número de seguidores) son… (redoble de tambores):
-PaquiBell de A medio kilómetro

Me queda uno, pero yo soy más de números pares…

¡Hasta la semana que viene!

domingo, 19 de marzo de 2017

Logan, el adiós más cruel

No tenía premeditado que esta entrada coincidiera con el día del padre, pero oye, me parece hasta adecuado…
Voy a escribir sobre una película que vi el domingo pasado. Las críticas que había leído eran buenas, así que tenía las expectativas altas. Hablo de Logan, la última película de la trilogía de Lobezno y la última en la que Hugh Jackman interpretaría a este carismático personaje. Uno de mis favoritos de X-Men. Uno de mis favoritos de Marvel.
Cartel de Logan
Y he de decir que es un filme que a los fans de Lobezno no les gustará ver. No me malinterpretéis, la película es fantástica, de lo mejorcito en materia de superhéroes (género que a mí me encanta en el cine, qué le vamos hacer…). Pero lo que se narra en esta ocasión es la deconstrucción de lo que significan los X-Men, el futuro que no queremos para ellos. Es tremendamente pesimista, y triste.
Logan (la adaptación cinematográfica del cómic El viejo Logan) nos muestra a dos de los X-Men más queridos por la audiencia en un estado lamentable: enfermos y acabados. Y lo peor es que, por lo que se dice, quedan pocos mutantes y hace veinticinco años que no nace ninguno. ¿Sabéis eso que proclamaba Magneto de que las mutaciones eran el futuro? Pues el tiempo no le ha dado la razón, el futuro no ha contado con ellos, es más, los ha destruido. Logan se gana la vida como chófer, y el profesor Charles Xavier está recluido en un búnker, cuidado por un mutante rastreador, Caliban, y el propio Lobezno. Desde el principio te das cuenta de que el relato va a ser duro. Logan ya no es lo que era, eso se ve claramente, no se recupera y tiene la salud seriamente resentida. Y a Charles lo tienen drogado a base de pastillas porque una enfermedad degenerativa hace que no pueda controlar sus poderes y que le den unos ataques que paralizan a todos produciéndoles grandes daños. Tanto es así, que está oculto porque en el “incidente de Westchester” parece ser que mató a varias personas y mutantes por culpa de uno. Para protegerlo, han hecho creer al mundo que está muerto.
Y con este planteamiento comienza la historia, hasta que aparece Laura, una niña mutante muy especial que sospechosamente tiene los mismos poderes que Lobezno. Y ahí, con lo del día del padre, atáis cabos (pero sabed que ha sido una paternidad no deseada, que a Lobezno le robaron el código genético… y me callo que os destripo todo). No quiero hablar más del argumento, si os interesa ya iréis a verla. Y muchos ya la habréis visto.
La cuestión es que Logan es un relato de soledad. Porque Lobezno está más solo que nunca. Siempre ha sido un personaje muy independiente, pero esta vez la soledad no es voluntaria y, por ello, es más dolorosa. Está solo porque no le queda nadie más que el enfermo Charles. El Logan que vemos en esta ocasión está destruido. Siempre había sido luchador, y ahora nos aparece rendido, sin ganas de pelear, aunque rabioso. Y esto se nota en las escenas de acción de la película, quizá menos que en otras entregas, pero mucho más duras, lo que le ha valido su catalogación para mayores de dieciséis años.
Es más lenta que los otros largometrajes de X-Men, el director, James Mangold, se toma su tiempo para enseñarnos lo que sienten los personajes, y es que, aunque parezca raro, y a pesar de que no exista la típica relación amorosa en este tipo de filmes, es en la que más importan las emociones. A Logan le cuesta curarse, no sólo sus heridas físicas, también está roto por dentro. Nada le queda a lo que aferrarse. Y por eso no ve tan mala opción dejar que esa enfermedad que le corroe se lo lleve. Lobezno lleva intentando morir ya muchos años.
Quiero destacar esa extraña familia que forman en su viaje de huida el doctor Charles, Lobezno y Laura. Padre, hijo y nieta. Una mentira que nos ofrece las escenas más felices, entrañables y positivas del filme. Una dicha que pronto se rompe en mil pedazos, y Lobezno tiene que volver a sacar las garras.
Dafne Keen, la niña que hace de Laura, está soberbia. Es una mini-lobezna perfecta, con tanta furia contenida, tanta valentía, tanta determinación, que te recuerda al mejor Lobezno. Ése al que echas tanto de menos, pues sólo aparece de vez en cuando, cuando es estrictamente necesario, y normalmente fruto de la ira y la desesperación.
Sin duda, es una película madura, que recuerda a veces a un western (de hecho aparece uno en la cinta), y en la que cada vez estás más segura de cuál va a ser el final. Y no quieres que termine porque temes que tus pronósticos se cumplan.
Lo que más me ha gustado es, precisamente, esa capacidad de hacer una película de superhéroes que no parezca de superhéroes. Y el personaje de Laura. Y Lobezno, que nunca defrauda, aunque esté hecho polvo. También esa sensación de angustia que viví en el cine, porque eso quiere decir que el director y los actores consiguieron que yo sintiera exactamente lo que tenía que sentir, me involucré, y no me daba igual que Charles y Logan estuvieran enfermos y que hubieran desaparecido los otros mutantes, me daba mucha pena.
También me pareció algo estupendo que aparecieran los cómics de X-Men en el filme, a mí esas referencias a la realidad me parecen geniales.
Lo que menos me ha gustado es que no explican qué pasó exactamente en el incidente de Westchester. Por ahí he leído que Mangold no quería que toda la trama dependiera de ese suceso, pero a mí me faltó verlo, o al menos escuchar lo ocurrido, comprender su verdadera magnitud. Y luego, que tampoco dicen qué es lo que está matando a Lobezno, ¿la edad?, ¿el adamantium?, ¿qué le pasa?, ¿por qué no se cura?
Lobezno y Laura (X-23)

El final es a la vez esperanzador y desesperanzador. Sin embargo, es el mejor final que he visto en cuestión de películas Marvel. Han sabido cerrar la trilogía de Lobezno con maestría, sin dejar grietas a nada más. Esto acaba aquí señores, es triste, pero la vida es así. He de confesar que lloré, soy muy floja. A mí Logan me ha acompañado muchos años de mi vida.
Y sobre todo, es el final que Hugh Jackman se merecía para despedirse de Lobezno por todo lo alto, un personaje al que le debe mucho y al que siempre le ha estado agradecido. Para mí, como me pasó con Christian Bale y Batman, Jackman es Lobezno, y cualquier otro que venga a interpretarlo ahora me parecerá poca cosa. Así que le dije adiós con resignación y tristeza.

Espero que pronto tengamos otra entrega de la franquicia X-Men. Probablemente sin Lobezno, y seguro que sin Jackman. Te echaremos de menos, Hugh.

domingo, 12 de marzo de 2017

Rimas y Leyendas de Bécquer

Ayer acabé Rimas y Leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer y hoy toca reseña. La verdad es que entre la pasada entrada de Bodas de Sangre y ésta, estoy llenando el blog de clásicos… ¡Espero que no os importe!
Rimas y Leyendas lo leí porque es la primera de las lecturas obligatorias de la asignatura que estoy cursando en la UNED, pero lo cierto es que este texto ya había pasado por mis manos durante los años de instituto, en cuarto de la ESO, creo que fue. Esta vez he tenido que mezclar dos libros, porque en las estanterías de la casa de mis padres no había una edición anotada de Rimas y Leyendas (y para la carrera tiene que ser anotada), así que he manejado la edición de José Carlos de Torres para las Rimas y otra sin notas de Rimas y Leyendas.

Título: Rimas (edición de José Carlos de Torres)
Portada Rimas
Autor: Gustavo Adolfo Bécquer 
Editorial: Clásicos Castalia
Año: 1981
Páginas: 243
Género: Poesía

Título: Rimas y Leyendas
Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Editorial: J. Pérez del Hoyo editor
Año: 1972
Páginas: 271
Género: Leyenda, cuentos

Sinopsis (de Castalia):
En los últimos años del Romanticismo surge la conmovedora figura de Gustavo Adolfo Bécquer. Con sus Rimas comienza la poesía contemporánea en la literatura española. Algunos de sus poemas abren el camino más adecuado para la iniciación de los jóvenes en la lectura de poesía. Es un libro de versos cuya recomendación nunca falla: exaltación del amor, el desengaño, el dolor y la angustia... y la poesía. Algo parecido cabe decir de las Leyendas, admirable conjunto de narraciones que representan lo mejor de la prosa romántica. Su lectura seducirá a todos los públicos por la fantasía y el misterio, el amor y el lirismo desplegados en el relato de lo sobrenatural y lo maravilloso enraizados en la existencia cotidiana.

Mi opinión:
Opinar sobre la calidad de un texto como éste queda fuera de lugar... Así que simplemente escribiré sobre mi experiencia lectora.
Antes de comenzar la lectura de las Rimas en sí, el autor nos regala una introducción (que él titula Introducción sinfónica), que es lo más me ha gustado del texto. Me sentí identificada con muchas de las ideas que aquí expresa, como esa de que tiene historias en la cabeza (“hijos de mi fantasía”) que, por falta de tiempo, no verán la luz (“Fecunda, como el lecho de amor de la miseria, y parecida a esos padres que engendran más hijos de los que pueden alimentar, mi musa concibe y pare en el misterioso santuario de la cabeza, poblándola de creaciones sin número, a las cuales ni mi actividad ni todos los años que me restan de vida serían suficientes a dar forma”). Y estas ideas le persiguen, inmiscuyéndose en su realidad (“el sentido común, que es la barrera de los sueños, comienza a flaquear y las gentes de diversos campos se mezclan y cofunden”). Si alguno de vosotros escribe, al leer esta Introducción sinfónica dirá: “sí, esto me pasa a mí también, y qué bien lo cuenta Bécquer, qué palabras más bellas y qué bien escogidas…”.
Embelesada con esta parte, que no había leído en mi primera vez con el texto, continué con las Rimas. Y he de decir que para mí, que no tengo especial afición por la poesía, leer tantos versos seguidos no es excesivamente placentero. Lo explicaré con una metáfora: a ti te puede gustar el chocolate, y disfrutas de una onza (o dos, o tres) de vez en cuando, pero ¿una tarta entera de chocolate para ti solo? Acordaos de la película de Matilda, por favor. Pues esto es lo que me pasa a mí. Que un poema (o dos, o tres) al día me agrada, pero tantas me empachan. Y por eso me costó tanto leerme las Rimas.
Algunas de ellas son muy famosas (“¿Qué es poesía…?”), y cuando llegas a ellas te sonríes y dices, ¡ésta la conozco! Lo que más me ha sorprendido es que muchos de los sentimientos que plasman los versos son muy reales y tienen reflejos de la visión actual del amor (leeros la LVIII). Otros poemas se alejan mucho de nuestra forma de entender hoy en día una relación amorosa, recordemos que Bécquer es romántico y durante este momento literario todo era desgarrado, doloroso y angustioso.
Si hablamos de las Leyendas, esto ya es otra cosa. Al menos para mí. Me las leí mucho más rápido. Y es que poseen algo que me cautiva… el factor sobrenatural, el elemento mágico. Vamos, la fantasía. No obstante, hay pasajes que son excesivamente descriptivos, nos habla de la naturaleza y se para a detallar toda la vegetación que rodea la acción, y no es necesario, pero bueno, es una de las características de esta literatura.
Una vez que te has leído un par de leyendas, el resto se te hacen muy predecibles, aunque no por ello menos interesantes. Hay aspectos que se repiten, como el amor, la naturaleza, lo sobrenatural situado en los bosques o lugares sagrados (la religión está muy presente) y, sobre todo, la muerte. Es la base de todas las leyendas, el castigo a una excesiva curiosidad, a la avaricia, a un amor ilícito o al exceso de arrogancia. Supongo que esta es la parte didáctica de las historias. Otro aspecto llamativo es que son crueles, muere quien tiene que morir, sin anestesia.
Si tengo que destacar rimas o leyendas que me han atraído especialmente escogería la rima IV (“[…] podrá no haber poetas; pero siempre habrá poesía”) y la XXVII (“Despierta, tiemblo al mirarte,/ dormida, me atrevo a verte;/ por eso, alma de mi alma/ yo velo mientras tú duermes […]”). Las leyendas son todas muy similares, pero tal vez La cruz del diablo despunte un poco más porque contiene algún paisaje que daba un poquito de miedo, de este que provoca que se te empiece a erizar el vello, pero no llega ni a producirte un escalofrío.
Lo que menos me ha gustado es lo que ya he comentado: en las Rimas he sufrido un hartazón de poesía; en las Leyendas, sus pasajes excesivamente descriptivos, me han aburrido.
Si como yo, no sois muy apasionados de la poesía, leeros las Rimas, desde luego, pero alternándolas con otra cosa, se os harán más llevaderas y seguro que muchas os gustarán. Las Leyendas ya las recomiendo más convencida. Por ejemplo, si os gusta Edgar Allan Poe, esto os puede interesar también. Pero ojo, no esperéis cuentos de terror porque no lo son.
En fin, creo que el principal problema que he tenido con esta lectura, como la otra vez que me enfrenté a ella, es que ha sido impuesta, y a mí que me obliguen a leer me molesta. Así que recorrí las páginas de Bécquer sin ganas. Lo bueno es que, cuando lees algo que no te apetece, si descubres algo que te llama la atención, te satisface el doble, es un desahogo. Lo malo es que es una gota de agua en un desierto, y eso es difícil de  encontrar.

Citas:
Aparte de las que ya he dejado en el texto...
"Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca, y al que no sirve tirarle de la rienda".

¿Qué es poesía?



¡Por cierto! He visto que me han nominado a un Booktag desde Something to dream, ¡me ha hecho mucha ilusión! En cuanto pueda lo hago ¡Muchas gracias!