martes, 27 de febrero de 2018

El árbol de la ciencia de Pío Baroja


Siguiendo con mis lecturas de clásicos, en esta entrada de nuevo voy a hacer una reseña de un libro de otro de los grandes autores de la literatura española.

Título: El árbol de la ciencia
El árbol de la ciencia
Autor: Pío Baroja
Editorial: Caro Raggio: editor
Año: 1973
Páginas: 331
Género: novela

Sinopsis:
Para Azorín esta novela resume mejor que ninguna el espíritu de Baroja. Y efectivamente: sus principios filosóficos y sociales, la reacción frente a la miseria y el dolor, y los elementos autobiográficos hacen de esta obra muestra privilegiada del mundo del autor. Médico, como Baroja, el protagonista de «El árbol de la ciencia» asiste impotente a los desafueros de una sociedad mezquina y envilecida. Entre el determinismo fisiológico y la rebelión moral hay la búsqueda de un camino propio.

Mi opinión:
Me encantaría decir que he disfrutado horrores de esta lectura, pero no es así. Tampoco es que me haya disgustado. Simplemente, el libro ha pasado sin pena ni gloria por mis manos. Quiero decir, sé que es una novela importante, que me ha servido para comprender a Pío Baroja algo más (hay quien dice que Andrés Hurtado, nuestro protagonista, es un alter ego del autor), pero no me ha llenado.
A su favor diré que se lee rápido, el lenguaje es sencillo, hay diálogo, las descripciones no son tediosas… Sin embargo, la trama es bastante insulsa. El libro nos narra la existencia de Andrés Hurtado desde que ingresa en la Facultad de Medicina hasta el final de sus días. Lo que ocurre es que la vida de Andrés, aunque podría haber sido interesante, deja de serlo por su inacción y por su inherente y desesperante pesimismo.
Andrés Hurtado va enlazando decepción tras decepción, nada añade color a su vida, vida que hasta a él mismo aburre. No se encuentra bien en ningún sitio. Ni su familia, ni sus amigos, ni su profesión le llenan. Y las pocas personas que consiguen hacerle sentir bien, acaban por desaparecer (perdón por el mini spoiler). Andrés es un espectador de su propio deambular por el mundo. Se conforma, no lucha. Eso sí, teoriza mucho, a veces en exceso (algunas de las conversaciones con su tío, que ocupan capítulos enteros, se hacen pesadas). No obstante, de sus pensamientos sacamos algunas ideas muy interesantes.
Poco a poco, esa poca actitud, ese “pasotismo” hacia todo y hacia todos, se torna antipatía e incluso odio (se ve claro en su estancia en el pueblo). Andrés termina por mostrarse como un ser antisocial.
No te identificas con ninguno de los personajes, porque no los llegas a conocer. Tanto es así que yo ni llegué a distinguir a sus dos amigos, los que le acompañan en la carrera. No sabía quién era quien, y tenía que volver atrás para aclararme. Al final dejé de hacerlo, daba igual, su presencia en la novela es totalmente anecdótica, no tienen interés alguno para una trama que, en realidad, no es trama.
Si hay un personaje que me cayó bien desde el principio hasta el final fue Lulú. Es una mujer deslenguada, que no se adapta a la hipocresía de la que todos hacen gala. Tiene un carácter independiente, es inteligente y sabe calar bien a las personas. Sin embargo, está deprimida y a veces se muestra apática. Esconde un gran corazón, es sensible y es la que termina por humanizar a Andrés cuando más decepcionado por el mundo se encontraba.
Esta pasividad, esta abulia, termina por aburrir irremediablemente al lector a ratos. Lo que sí merece la pena del libro es observar el cuadro de la sociedad de ese momento que se nos presenta, bastante adecuado, aunque no deja de ser una resentida visión de la realidad.
La moraleja que se saca es que hagamos lo que hagamos, luchemos o no, las cosas no van a cambiar, hay un determinismo fatal que empuja al mundo a quedarse como está. Pesimista, ¿verdad? Yo a veces me hundía un poco mientras leía, pero no mucho, porque como os he dicho, no tenía cariño a los personajes, lo he leído sin implicación alguna, sin meterme en la historia.
Mi consejo, sinceramente, es que si os gustan los libros con mucha acción, no os lo leáis. Si, por el contrario, os gustan los libros que se limitan a contar una vida, puede ser una buena opción. Aunque la finalidad última de El árbol de la ciencia es conocer a Baroja.
Ha sido una reseña cortita, nos vemos en quince días. Ya habrá sido mi cumpleaños… Qué mayor me hago…

Citas:
“Así hemos encontrado el mundo y así lo dejaremos”.
“La ley siempre es más dura con el débil”.
“La moral del cobarde que exige el valor en otro”.
“Yo no creo como Calderón, que el delito mayor del hombre sea haber nacido. Esto me parece una tontería poética. El delito mayor del hombre es hacer nacer”.
“Hemos llegado a querernos de verdad porque no teníamos interés en mentir”.
“Pensar que al día siguiente de mi muerte el espacio y el tiempo seguirían existiendo me entristecía […] cuando me convencí por Kant que el espacio y el tiempo no significan nada, por lo menos, que la idea que tenemos de ellos no puede existir fuera de nosotros, me tranquilicé […]. Acabado nuestro cerebro, se acabó el mundo. Ya no sigue el tiempo, ya no sigue el espacio, ya no hay encadenamiento de causas. Se acabó la comedia, pero definitivamente. Podemos suponer que mi tiempo y un espacio sigan para los demás. ¿Pero eso qué importa si no es el nuestro, que es el único real?”.

16 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    Mi relación con los clásicos españoles no es muy buena que digamos, así que no tengo intención de leer este libro. No es mi tipo de lectura.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! La mía tampoco lo fue, la verdad, jaja. ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  2. Hola
    No creo que lo lea, pero me gustaron las citas que elegiste
    Gracias por la reseña
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, creo que lo mejor del libro para mí fueron algunas frases. ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  3. Hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y reseñas; este es el último publicado por mí:https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/02/recensione-io-voglio-lei-ava-lohan.html

    Si quieres, te espero como lector fijo (encuentra el blog también en Facebook y Instagram como: ioamoilibrieleserietv)


    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Me gusta leer clásicos pues es interesante descubrir otras épocas e historias de otros tiempos, de momento no me apetece mucho estoy en un momento lector raro pero gracias por la reseña.

    Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! De todas formas, hay clásicos más entretenidos que éste. ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    ¡Felicidades adelantadas! Prefiero adelantarme que retrasarme jajajaja sinceramente yo creo que es mucho peor un libro que pasa sin pena ni gloria por tu vida a un libro que te disguste o te moleste, porque el segundo al menos ha logrado hacerte sentir algo, pero cuando te encuentras un libro como esté que es una lectura... Sin más, a mí me parece bastante triste :c
    ¡Besitos sonámbulos! ⭐🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! La verdad es que sí, que algo te deje indiferente no es buena señal. ¡Gracias por felicitarme! ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  6. Holaaa!
    Lo primero de todo muchas felicidades adelantadas, y lo segundo, que con este libro no me animo, y más después de saber tu opinión.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Gracias por felicitarme! Un saludo

      Eliminar
  7. ¡Hola, hola!

    Antes que nada feliz cumpleaños adelantado ✿
    No me veo leyendo este libro por ahora, lo dejo en posibles pendientes.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Gracias por felicitarme! Un saludo :)

      Eliminar
  8. Hola
    No conocía el libro pero tiene buena pinta.
    Nos leemos

    ResponderEliminar